4/28/2018

En Marinilla, Oriente Antioqueño: El Padre Francisco de Roux, Presidente de la Comisión Nacional de la Verdad

Atención Oriente Antioqueño, en Marinilla
El Padre Francisco de Roux
Presidente de la Comisión Nacional de la Verdad

Como se recordará el Estado Colombiano a través de la Dirección Nacional de Victimas, ha reconocido al Movimiento Cívico “Ramón Emilio Arcila” como Victima del Conflicto Armado en el Oriente Antioqueño, como consecuencia de ello somos: “Sujetos de Reparación Colectiva”
Además de ello, también buscamos: Verdad, Justicia y No Repetición

PROGRAMACIÓN

Instalación: Pbro. Francisco Ocampo:
Presidente Honorario del Movimiento Cívico 

Conferencia: El Movimiento Cívico la Reparación Colectiva y Composición Comisión de la Verdad para el Oriente Antioqueño
Carlos A. Ruiz Ospina: Representante Declarante Elegido Unánimemente para la Reparación Colectiva del Movimiento Cívico

Conferencia: Qué Es y Qué No Es la Comisión de la Verdad
Pbro Francisco de Roux: Presidente de la Comisión Nacional de la Verdad

Clausura: Pbro Ferney Lopez: Vicepresidente Movimiento Cívico, Rector Tecnológico Coredi

Fecha:     Sábado 5 de mayo
Lugar:     Restaurante La Esparta – Parque Principal de Marinilla 2º piso
Hora:       De 11.00 am a 3.00 pm Almuerzo incluido

En el Movimiento Cívico “Ramón Emilio Arcila, también trabajamos por la Reconstrucción de la Memoria Histórica y la Recuperación de la Masa Crítica en el Oriente Antioqueño 

Informes: 300 664 32 64 – 321 759 54 52 - CUPO LIMITADO

Comcrear Óriente: Organo de Expresión del Movimiento Cívico “Ramón Emilio Arcila”

Padre Francisco de Roux Presidente de la Comisión de la Verdad: “No estamos en contra del Centro Democrático ni de las FARC, Sino en Contra de la Mentira y el Miedo”.

“No estamos en contra del Centro Democrático ni de las FARC, sino en contra de la mentira y el miedo”.
En el marco del Seminario Internacional Hablemos de Verdad, se dieron cita en la ciudad de Bogotá miembros de la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición, del Centro Internacional para la Justicia Transicional (ICTJ), expertos en procesos de búsqueda de verdad en la guerra y periodistas y directores de medios con el fin de dialogar acerca del rol de la comunicación en procesos de esclarecimiento de la verdad.
El padre de Roux, presidente de la Comisión de la Verdad, recalcó la importancia del proceso en el que se encuentra Colombia de cara a la consecución de la verdad en un país altamente desinformado y polarizado y manifestó su compromiso con la tarea asignada. “Para nosotros el desafío de la Comisión de la Verdad es muy grande y muy difícil; pero estamos comprometidos en hacer una contribución seria e importante para la paz colombiana”, expresó a la par que hacía hincapié en que la falta de esclarecimiento de hechos en torno al conflicto ha ocasionado que casi todas las posiciones consideren que aún tienen validez.
“Los pobres necesitan que se cuenten las grandes hazañas de sus héroes, pero también que mostrar el dolor de las víctimas de todos los lados”, añadió el padre Francisco a la par que mencionaba lo difícil que es encontrar una familia, en cualquier estrato socioeconómico del país, que no se haya visto tocada por la guerra.
El sacerdote jesuita también aprovechó para clarificar comentarios y presupuestos sobre la labor que está desempeñando en compañía de 10 integrantes más: “Esta no es una Comisión contra nadie. No estamos en contra del Centro Democrático, ni en contra de las FARC o el imperialismo. Esta es una Comisión contra la mentira y el miedo. No somos una Comisión por nadie tampoco. No tenemos compromisos diferentes a la verdad”.
Resaltó que hay que dar el debate con quienes dicen que no hubo conflicto armado en Colombia, sino un levantamiento de insurgentes contra un Estado legítimo. “Hay que encontrar la verdad sobre si somos o no un país democrático en serio; sentemos a los familiares de las víctimas de la Unión Patriótica, del Partido Liberal y del Conservador”.
En medio de su intervención, criticó el modelo de sociedad que construimos, pues somos un país de leyes, pero que no han servido, y si bien le tenemos mucho miedo a la verdad, sin esta no será posible. Postura que fue respaldada por Michael Bock, Embajador de Alemania en Colombia, quien recalcó que como sociedad nos enfocamos en aspectos que nos agradan y no en los que nos incomodan.
“La dignidad de nosotros como pueblo es basura. Cómo nos presentamos al mundo con 3200 sindicalistas asesinados, 6,9 millones de desplazados, casi 3000 masacres, casi 4000 falsos positivos y más de 80 mil desaparecidos. Y tenemos el descaro de llevar un equipo de fútbol a Rusia con esa vergüenza. Y eso no lo enfrentamos porque nos da miedo”, concluyó de Roux. 
La comisionada Lucía González planteó una serie de cuestionamientos sobre cómo darle voz a esos que han sido tildados como enemigos del país. “¿Cómo encontramos la verdad y la humanidad en el otro? Sin que digan que ese medio se vendió, es de izquierda o comunista. Necesitamos transitar del relato trágico al épico donde se hable del esfuerzo inmenso de miles de colombianos pasar salir adelante. Héroes construyendo la paz”.
Así mismo, dejó claro que en nuestro país se tienen diferentes raseros para las víctimas y los victimarios y que no debería ser así, pues nos aleja de la humanidad. “Los campesinos, los sindicalistas, los negros, los indígenas antes no contaban para el Estado y la sociedad. ¿Por qué rescataron a Íngrid Betancourt? Porque ella contaba, los demás no. Los soldados y ciudadanos en cautiverio no importaban igual o no generaban empatía”. 
Finalmente, el padre Francisco definió la labor de la Comisión como un esfuerzo para dignificar a las víctimas, reconocerles su dolor, donde lejos de victimizarlos, pretenden darles su lugar. “No pretendemos llegar a la verdad absoluta. Queremos darle a la ciudadanía la mejor explicación posible sobre los hechos ocurridos en el país. Una explicación que resista todas las preguntas y dudas. Este es un momento de purificación. Debemos pasar de la memoria a la explicación a fondo de por qué pasaron las cosas. ¿Qué nos llevó a ser un país de falsos positivos? ¿Qué intereses hubo detrás? ¿Cuáles son los mayores responsables?”

En clave electoral, dejó claro que lo que pasa y ha pasado en Colombia no puede seguir sucediendo, independientemente de quién sea el Presidente. “La única salida es mirar a las víctimas, pero a las víctimas de todos los lados”.
Comcrear Óriente: Organo de Expresión del Movimiento Cívico “Ramón Emilio Arcila”

HISTÓRICO: En el Movimiento Cívico “Ramón Emilio Arcila” Somos “Sujetos de Reparación Colectiva”

El Estado Colombiano, mediante la Dirección Nacional de Victimas, ha reconocido al Movimiento Cívico “Ramón Emilio Arcila” como Victima del Conflicto Armado en el Oriente Antioqueño, como consecuencia, somos “Sujetos de Reparación Colectiva”.
Culminamos así, la primera etapa, de este Histórico Proceso que iniciamos en diciembre de 2013, tiempo durante el cual realizamos: Foros Regionales, cinco Asambleas Regionales, varios Seminarios Taller, un diplomado en Cultura Política, Derechos Humanos y Paz Territorial; creamos la Corporación Movimiento Cívico “Ramón Emilio Arcila” COMCREAR, y obvio, fueron muchas las reuniones con los diferentes equipos de trabajo integrado, entre otros, por: Sacerdotes, Magistrados, Decanos, Filósofos, Sociólogos, Abogados, economistas, líderes sociales y políticos, etc. Además de la participación de organizaciones, como Cooperativas, Acciones Comunales, Instituciones Educativas como el Tecnológico Coredi, a quienes agradecemos inmensamente sus esfuerzos y dedicación en apoyo a esta noble causa.
No sobra recordar que hemos tenido, como uno de nuestros objetivos dar a conocer lo que, en el Movimiento Cívico hemos sido, como hemos hecho nuestro trabajo, lo que hemos realizado, cual ha sido nuestra filosofía. Cuál nuestro proyecto social y político y sobre todo la DIGNIFICACIÓN, de esos sí, nuestros HERÓICOS DIRIGENTES CÍVICOS 
Misión y Objetivos del Movimiento Cívico
“Ramón Emilio Arcila”
Pero y al crear la Corporación del Movimiento Cívico, ¿Qué Misión y Objetivos, nos hemos propuesto?, ¿Quiénes son sus dirigentes?, Veamos:
MISIÓN: Desarrollar programas de investigación y Formación, para Reconstruir la Masa Crítica del Oriente Antioqueño, con la participación de las nuevas generaciones, - Ese será nuestro Legado y todo en Defensa del Territorio y los Derechos Ciudadanos, como lo Hicimos, lo estamos haciendo y lo seguiremos haciendo -
OBJETIVOS:
Entre otros hemos acordado desarrollar los siguientes objetivos:
1.    Trabajar para la Reconstrucción de la Memoria Histórica, en el Oriente Antioqueño, principalmente en torno al Movimiento Cívico
2.    Lograr que los hechos por los cuales fue Victima el Movimiento Cívico, sean Declarados Delitos de Lesa Humanidad
3.    Impulsar la creación de la Comisión de la Verdad, para el Oriente Antioqueño, con la participación de la Comisión Nacional de la Verdad.
4.    Formar para la Defensa y Práctica de los Derechos Económicos, Sociales, Políticos, Culturales y Ambientales.
5.    Promover la Resolución Pacífica de los Conflictos.
6.    Apoyar la Finalización del Conflicto Armado, en condiciones de Verdad, Justicia y Reparación Individual y Colectiva.
7.    Fomentar la Participación Ciudadana en la vida Política, Económica, Social, Ambiental y Cultural.
8.    Estimular procesos de organización social Autónomos y Alternativos
9.    Contribuir en la Formación de la Sociedad Civil, a través de Cultura Política, Democrática, Incluyente y Participativa, aportando en la construcción de una ciudadanía Ética y con mayor Cultura Política.
Por supuesto, todos estos puntos serán posibles llevarlos a la realidad si contamos con el decidido apoyo de la ciudadanía y sus organizaciones sociales y políticas

Junta Directiva del Movimiento Cívico
“Ramón Emilio Arcila” - COMCREAR
A continuación, presentamos a los miembros de la Junta directiva que fueron elegidos en la Asamblea de Constitución de la COMCREAR:
Por sus inmensos aportes a nuestros campesinos y sectores populares en más de cincuenta años de actividad en todo el Oriente Antioqueño hemos nombrado como Presidente Honorario al Presbítero Francisco Ocampo, nuestro Padre Pacho.
Presidente: Carlos A. Ruiz Ospina: Como dirigente social, cofundador y Coordinador General del Movimiento Cívico 1981 – 1984 y actual representante declarante elegido unánimemente para la reparación colectiva No Étnica, del Movimiento Cívico “Ramón Emilio Arcila”, Victima del Conflicto Armado en el Oriente Antioqueño
Vicepresidente: Presbítero Ferney López Jiménez: Actual Rector del Tecnológico Coredi y recientemente elegido como Secretario Ejecutivo para Latinoamerica de la Fundación Populorum Progressio, fundada en 1968 en Colombia en el año de 1968, por el Papa Pablo VI
Secretario: Carlos Humberto Gómez Castaño: Actual Director de la Red de Medios impresos y digitales del Oriente Antioqueño
Tesorero: Wilman H Serna López: Actual gerente de la Cooperativa Multiactiva COOMÚN, última gestión realizada por nuestro histórico dirigente “Ramón Emilio Arcila”
Fiscal: Leonor Ramírez, También de la Cooperativa COOMÚN, ocupa el cargo de tesorera y desarrolla actividades en organizaciones de mujeres y de las Acciones Comunales
Directora Ejecutiva: María Helena Gómez Pineda, Directora General y Representante Legal, es Abogada y Administradora de Empresas.
Así ha quedado conformada la Dirección Ejecutiva de la Corporación cuya sigla es: COMCREAR: Corporación Movimiento Cívico “Ramón Emilio Arcila”, Fundada e integrada por socios Institucionales y Naturales

Para el Movimiento Cívico “Ramón Emilio Arcila”
Además de la Reparación Colectiva también exigimos:
Verdad, Justicia y No Repetición
Efectivamente, con la Persecución, que condujo a importantes líderes Cívicos a exiliarse y morir en el exilio, y también con los asesinatos, por parte de todos los actores de la guerra, fue mucho el daño que se le produjo a la región, al privarla de estos dirigentes que tenían como propósito la Defensa del Territorio y de los Derechos Ciudadanos.
Por lo anterior, también trabajaremos por conocer las causas que llevaron a esta tragedia, por ello fue que solicitamos la creación de la “Comisión de la Verdad para El Oriente Antioqueño”

Reparación Colectiva y Nuestros Programas Centrales
En la realización de los diferentes Foros Regionales, Asambleas, varios Seminarios Taller, un diplomado en Cultura Política, Derechos Humanos y Paz Territorial; también discutíamos lo relacionado con las exigencias que deberíamos hacer para la Reparación Colectiva, de dichos debates podríamos sintetizar que se dieron dos posiciones:
·        Quienes exigíamos que la reparación debería consistir en bienes inmateriales, la cual sintetizamos que se debería reconstruir la masa crítica en el Oriente Antioqueño y 
·        Quienes consideraban que se debería hacer estatuas, reconstruir viviendas o escuelas etc.
Finalmente se llegó al acuerdo que la reparación debería ser la reconstrucción de la Masa Crítica del Oriente Antioqueño, por ello en nuestras presentaciones, como tarjetas, logos, afiches, etc. siempre aparecerá los siguientes Lemas:
·        De la Protesta a la Propuesta: Es decir, continuaremos en la defensa del territorio y de los Derechos Ciudadanos, pero no sólo en sus reivindicaciones, también en ser gobierno, llegamos a tener más de cincuenta concejales y cinco alcaldes de origen cívico y popular.
·        Reconstrucción de la Memoria Histórica: Una comisión de las más altas calidades académicas para el logro de dicho programa
·        Recuperación de la Masa Crítica: para lo cual será necesario la creación de programas de Investigación y Formación, los cuales deben conducir a la creación de lo que hemos denominado la Universidad de la Paz para el Oriente Antioqueño
Comcrear Óriente: Organo de Expresión del Movimiento Cívico “Ramón Emilio Arcila”

4/27/2018

Iván Roberto Duque y Rodrigo Granda: Histórico abrazo de un exjefe de las AUC con uno de la FARC

Rodrigo Granda, del partido Farc, abrazando a Iván Roberto 
Duque, de las Auc / Fotos: Gustavo Montoya
En un hecho inédito en 53 años de guerra en Colombia, Iván Roberto Duque, el ideólogo de las Auc, y Rodrigo Granda, miembro de la Farc, se abrazaron como gesto de reconciliación en el congreso ‘Para no volver a la guerra’, realizado este miércoles en Medellín.
Que Colombia esté hablando de paz y que las Farc hayan dejado las armas ha permitido que se den espacios de reconciliación que nadie en este país se hubiera imaginado. En el escenario del Teatro Universidad de Medellín se reunieron por primera vez el M-19, el Epl, el Eln, las Farc y las Auc para hablar de paz.
Aunque al principio sus líderes llegaron sin saludarse, al término del conversatorio moderado por la directora editorial de Colombia2020, Gloria Castrillón, los cinco aceptaron tomarse una foto impensable después de tantos años de conflicto. Rodrigo Granda, miembro de las Farc, e Iván Roberto Duque, también conocido en la guerra como 'Ernesto Báez', otrora cabeza política de las Auc, remataron el momento y consolidaron su mensaje de no volver a la guerra con un abrazo.
Durante este congreso internacional estuvieron sentados Jaime Fajardo Landaeta, negociador del proceso de paz entre el Gobierno y el Epl; Luis Guillermo Pardo, del M-19; Eduardo Martínez, gestor de paz del Eln en la actual negociación; Rodrigo Granda o ‘Ricardo Téllez’, conocido como el “canciller” de las Farc; e Iván Roberto Duque o ‘Ernesto Báez’, el ideólogo de las Autodefensas Unidas de Colombia.
(De izq. a der. Alejandro Toro. director de Avanza Colombia; Iván 
Roberto Duque, AUC: Jaime Fajardo, EPL; Gloria Castrillón, 
directora editorial de Colombia2020; Rodrigo Granda, de las Farc; 
Eduardo Martínez, ELN y Luis Guillermo Pardo, M-19.  
Un auditorio repleto, con capacidad para casi 1100 personas, presenció el hecho. Algunos respondieron al momento con largos aplausos y otros con lágrimas. Fue tanta la emoción de ver a estos protagonistas de la guerra sentados en un escenario de posconflicto, que la multitud pidió que continuara el panel, a pesar de que ya era el turno para que el cantautor Piero y la socióloga Diana Uribe subieran al escenario.
Experiencias de los anteriores procesos de paz
Este congreso fue el espacio para que cada excombatiente y gestor de paz hablara sobre las lecciones aprendidas en los anteriores procesos de paz con sus respectivas guerrillas. De paso, también dieron recomendaciones para que la implementación del proceso de paz con las Farc no decaiga y para que los diálogos con el Eln lleguen a buen término y resultado.
Rodrigo Granda, por ejemplo, se refirió a la investigación que lleva Jesús Santrich y el difícil momento por el que está pasando el proceso de paz con el gobierno de Juan Manuel Santos. A pesar de las declaraciones que han dado Iván Márquez y ‘El Paisa’, Granda reiteró que las Farc quieren la paz, que están firmes en ese camino pero le pidió al Estado el cumplimiento de los acuerdos y la liberación y no extradición de Santrich.
Por su parte, Iván Roberto Duque aprovechó la oportunidad para pedirle perdón al país y a las víctimas de las Auc. “Tenemos que reconocer el enorme daño que le causamos al país. No me cansaré nunca de pedir perdón a Colombia, a la historia y a Dios por lo que hicimos nosotros”.
A su turno, el gestor de paz del Eln, Eduardo Martínez, ratificó que no se van a parar de la mesa de negociación. “Tomamos la decisión por primera vez de no diluir la mesa. Queremos seguir, continuar nuestra lucha en términos de ser rebeldes en este país, lo que hemos sido siempre. Tenemos que entender que es el país y la sociedad la que tiene que enarbolar la bandera de la esperanza, que es por la que estamos aquí, y por eso necesitamos mucha altura política, mucho respeto y mucha capacidad de entender”.

De la voz de Jaime Fajardo, del Epl, salieron dos recomendaciones para la implementación del acuerdo con las Farc. Primero, que la agenda no se quede a nivel de Gobierno y Farc sino que sea llevada por los movimientos sociales. Y segundo, que el modelo de la reincorporación también sea llevado a las ciudades. Finalmente, Luis Guillermo Pardo, del M-19 afirmó que el problema del acuerdo con las Farc es que no tiene legitimidad, y que para eso es necesario construir y unir fuerzas políticas que le den sustento. Por: Carolina Ávila Cortés / @lacaroa08 – El Espectador.com - 25 – 04 - 2018
Comcrear Óriente: Organo de Expresión del Movimiento Cívico “Ramón Emilio Arcila”

“Hubo 12 mil infiltrados en la Desmovilización Paramilitar": Iván R. Duque, exjefe de las AUC

Iván Roberto Duque, conocido con el alias 
de Ernesto Báez. / Foto: Gustavo Montoya.
La antigua cabeza política de las Auc, conocido como ‘Ernesto Báez’, denunció que vio cómo llegaban buses con “vagos y prostitutas” que se infiltraron en el proceso de paz con el gobierno de Álvaro Uribe. Según Duque, Luis Carlos Restrepo aseguró que se habían desmovilizado 32 mil paramilitares cuando en realidad solo 11 mil hacían parte de las AUC.
“Fue Luis Carlos Restrepo quien le anunció al país que se habían desmovilizado 32 mil hombres. Pero 32 mil hombres no tenían la Autodefensas en este país. Hay por lo menos, como mínimo, 12 mil infiltrados que con la apariencia de paramilitares se presentaron en esa desmovilización y gozaron de los beneficios ofrecidos por el gobierno”, así lo aseguró Iván Roberto Duque, desmovilizado de las Auc, en el congreso ‘Para no volver a la guerra’, este miércoles 25 de abril en Medellín.
Le puede interesar: Iván Roberto Duque y Rodrigo Granda: histórico abrazo de un exjefe de las AUC con uno de la Farc
Según el exjefe paramilitar, al momento de la desmovilización y entrega de armas de los grupos de las autodefensas del sur de Bolívar, evidenció la llegada de “cinco camiones provenientes de Puerto Berrío repletos de vagos, prostitutas y desempleados que se sumaron a la desmovilización”. Y catalogó el trabajo del exalto comisionado para la paz, Luis Carlos Restrepo, como irresponsable.
“Cuando se desmovilizaron los grupos de autodefensas de esa región eran más o menos unos 4 mil hombres armados. Llegué a los campamentos que había levantado el gobierno para la desmovilización y entrega de armas y encontré que había 7500 combatientes”, agregó.
“Valió más el número de armas entregadas que el número de almas desarmadas. En ese proceso sobresalió la parafernalia publicitaria: había que mostrarle al país cuántas armas se entregaban y de alguna manera mostrar cuál era el puesto en la historia que le correspondía a Álvaro Uribe y a ese gobierno respecto al desmonte del paramilitarismo”, dijo, después de manifestar que el proceso de paz con el expresidente y actual senador fue “improvisado, irresponsable, inconcluso y lleno de promesas incumplidas”.
Las fuertes declaraciones las pronunció cuando se le preguntó, durante un panel sobre lecciones aprendidas de procesos de paz anteriores, cuáles fueron los elementos dentro de la negociación por la paz que los llevaron a la desmovilización. Además de la denuncia, Duque aprovechó el espacio para recordarle al auditorio que en el 2006 él había expresado que aparecería una tercera generación de autodefensas más violenta que las anteriores.
“Las autodefensas se desmovilizaron, pero el paramilitarismo no desapareció. En Colombia se desmontó una alarmada, pero es un fenómeno social, económico y político que vive y sobrevive actualmente”. El Espectador.com - 26 – 04 - 2018
Comcrear Óriente: Organo de Expresión del Movimiento Cívico “Ramón Emilio Arcila”

4/25/2018

El Dilema de Duque: Lobo feroz o Judas Iscariote

Ruben Dario Pinilla Cogoyo
Exmagistrado y Abogado
Un pueblo que no conoce su historia, está condenado a repetirla, dice un viejo aforismo. Y Marx, retomando la tesis de Hegel, agregó que la historia se repite dos veces, la primera como tragedia, la segunda como farsa.
Hace 8 años Juan Manuel Santos estaba en plena campaña. Era el candidato del Partido de la U, que él le ayudo a crear al Presidente Álvaro Uribe. Había sido su Ministro de Defensa y el responsable de implementar su política de “seguridad democrática”. Era “el candidato de Uribe”. Aunque muchos creyeron en su lealtad, no faltaron quienes lo vieron con desconfianza o recelo.
Pero el discurso de Juan Manuel Santos durante su campaña no era el del Presidente Álvaro Uribe. Dadas las críticas que éste había recibido, acuñó un discurso respetuoso del pluralismo y la democracia y más cercano al centro del espectro político. El eje de su programa era la “Prosperidad Democrática” y se enfocaba más en la creación de empleos, que en profundizar la “confianza inversionista”. Aunque prometía continuar la política de seguridad democrática, proponía un gobierno de “Unidad Nacional”, terminar el conflicto y construir la paz. De hecho, una vez elegido manifestó que era “la hora de la unidad” y llamó a dar “la vuelta a la página de los odios”.
Iván Duque fue profesor asistente del Senador Álvaro Uribe en la cátedra que éste dictó en Georgetown y su asesor ante la ONU. Muchos dicen que era su consejero en el Senado en temas jurídicos y económicos. No pocos lo señalaban como “el candidato de Uribe”, aunque sobre él se generaron similares dudas. Fernando Londoño y José Obdulio Gaviria fueron dos de los incrédulos.
Pero Iván Duque hizo bien la tarea. Aprendió el saludo de la mano firme y el corazón grande, acentuó las críticas al proceso de paz y a las Farc y recalcó sus señalamientos a Gustavo Petro como exguerrillero y afín a Chavez y al llamado “Castrochavismo” -que nadie sabe en que consiste, pero funciona para infundir miedo-. Hasta el pelo se le fue volviendo más cano. Así se asemejó a Uribe y captó el fervor de las élites y los sectores más conservadores de la sociedad. No es extraño que los tarjetones de su consulta se hayan agotado en La Cabrera en Bogotá y el Poblado en Medellín.
Pero pasada ésta, ha ido moviéndose hacia el centro. En su discurso de renuncia al Congreso hizo énfasis en la unidad y en dejar atrás los odios, como antes lo hizo Juan Manuel Santos. Con el paso de los días se ha tornado más afable y conciliador y su discurso más programático. A raíz del trino del Senador Álvaro Uribe contra Daniel Coronell y Noticias Uno, tomó distancia diciendo que no era interprete de trinos y que en su gobierno garantizaría la libertad de prensa.
Las similitudes de las dos campañas son evidentes. En el caso del Presidente Santos sabemos el resultado: terminó tildado de traidor. Ese capítulo comenzó con el nombramiento de Germán Vargas Lleras y Juan Camilo Restrepo como ministros y el restablecimiento de relaciones con Venezuela y se cerró a raíz de las negociaciones con las Farc, a las que el Senador Álvaro Uribe declaró como su enemigo absoluto desde que asesinaron a su padre.
Pero, en el caso de Iván Duque no lo sabemos aún. Su acercamiento al centro y el haber tomado distancia del Senador Álvaro Uribe en el caso de Daniel Coronell sugiere que puede convertirse en otro Judas Iscariote. Otros lo ven como el lobo con piel de oveja. A mi me recuerda el cuento de Caperucita Roja, a quien el lobo feroz engañó y después se disfrazó de una tierna abuelita de cabello cano. Todos sabemos cómo termina esa historia.
Por lo pronto, su última propuesta puede ayudarnos a despejar la incógnita. Hace poco propuso crear una Corte única porque los 130 Magistrados de las Altas Cortes eran muy costosos. El dato no es exacto porque los magistrados de las Altas Cortes son 69, más 9 creados recién para garantizar la doble instancia de los aforados. La única forma de que esa cifra se acerque a 130 es incluyendo a los 12 magistrados nombrados para descongestionar a la Corte y los 38 de la Jurisdicción Especial para la Paz.
Pero lo preocupante es por qué y para qué eliminar la Corte Constitucional, el Consejo de Estado y la Jurisdicción Especial para La Paz. Y más preocupante aún es saber quién y cómo elegiría los magistrados de la nueva Corte.

Detrás de esa propuesta me parece ver las orejas del lobo feroz - Por: Ruben Dario Pinilla Cogoyo - Exmagistrado y Abogado
Comcrear Óriente: Organo de Expresión del Movimiento Cívico “Ramón Emilio Arcila”

1/18/2018

María Jimena Duzán: Píldoras Contra la Moralina

María Jimena Duzán
Como hombre público, el expresidente Álvaro Uribe, está en mora de explicarles a quienes sí fuimos víctimas de esa guerra muchos de los episodios oscuros de su larga y misteriosa vida política.
Apropósito de la alta dosis de moralina que exudan los trinos del expresidente Uribe y sus adiestradas huestes; de su intención constante por sacar a relucir su superioridad moral como gran luchador contra el narcotráfico con el sambenito de que es el presidente que más ha extraditado narcotraficantes a Estados Unidos –dato que tampoco es cierto–
A propósito de esta imagen de adalid de lucha contra la droga que ha querido forjarse Uribe, sería oportuno, como diría Turbay Ayala, reducir la moralina del expresidente a sus justas proporciones. Eso es lo mínimo que podemos hacer en memoria de los verdaderos adalides de la lucha contra el narcotráfico entre los que, desde luego, no se encuentra el expresidente Álvaro Uribe, así intente ahora decir que fue amigo personal de Luis Carlos Galán y de Guillermo Cano –otra de las tantas mentiras que ha querido imponer el expresidente en su deseo de forjarse su imagen de gladiador contra el poder del narcotráfico–.
Quienes libramos la dura batalla contra el poder de Pablo Escobar desde la redacción de El Espectador bajo la batuta de Guillermo Cano, una guerra infame y desproporcionada que a muchos periodistas nos cambió la vida para siempre, nunca vimos ni supimos que Álvaro Uribe hubiera jugado un papel decisivo a la hora de enfrentar a Pablo Escobar en Antioquia como sí lo hicieron muchos políticos, varios de los cuales fueron asesinados por el capo.
En diciembre de 1989, en plena guerra contra Pablo Escobar y días después de que un bombazo destruyó las instalaciones de El Espectador, el presidente Barco, de manera valiente, decidió hundir la reforma política que había presentado en el Congreso por culpa de un mico que le habían colgado los narcotraficantes, que pretendía sepultar la extradición de nacionales sometiéndola a un referendo. (La extradición en ese instante no tenía apoyo en la opinión nacional porque muchos colombianos la consideraban la culpable de las bombas que ponía Escobar en los centros comerciales).
La reforma con el mico a cuestas había pasado ya por la Comisión Primera de la Cámara, por la plenaria y por la Comisión Primera del Senado. Como bien lo ha recordado el exfiscal Alfonso Gómez Méndez en su columna, cuando la reforma iba a ser aprobada por la plenaria del Senado, Barco prefirió hundirla antes que ceder a la presión de los narcotraficantes. Dentro de los senadores que no se opusieron al mico estaba Álvaro Uribe.
Expresidente Álvaro Uribe Velez
En el documento de la inteligencia militar del Departamento de Defensa de Estados Unidos (DIA), fechado en septiembre de 1991 que hace poco fue objeto de una columna de El Espectador de Yohir Akerman, el nombre del expresidente Álvaro Uribe está reseñado en una lista de narcotraficantes de la época. Uribe aparece acompañado de nombres como el de Popeye, su aliado en la campaña por el No, y de una cantidad de traficantes que en su mayoría están muertos o extraditados: el Mexicano, Pablo Escobar, varios de los sicarios que integraban el grupo de seguridad del temible capo y algunos nombres de guerrilleros del ELN con vínculos con el narcotráfico.
Uribe aparece reseñado como un senador que “colaboraba para el cartel de Medellín en altos niveles del gobierno”. Dice también que se le vinculó a un negocio que tenía relación con operaciones de narcotráfico en Estados Unidos y que su padre fue asesinado en Colombia por su conexión con los traficantes de narcóticos. Se afirma que el expresidente Uribe era amigo personal de Pablo Escobar y que fue uno de los políticos que desde el Senado criticó el tratado de extradición.
Los pocos uribistas que se han referido a este documento –el expresidente no lo ha hecho nunca– no niegan su autenticidad, pero dicen que carece de valor probatorio porque nunca se investigó si los que aparecen en esa lista eran o no narcotraficantes.
Si es cierto como dicen los uribistas que este documento no tiene ninguna validez probatoria, 30 años después de escrito, su contenido refleja un conocimiento muy agudo de lo que sucedía ese momento en Colombia cuando el país casi sucumbe ante el poder de Pablo Escobar.
Yo le reconozco al expresidente Uribe muchas cosas, así nunca haya votado por él. Su pasión con que concibe la política y su habilidad para conectarse con el colombiano del común. Cómo no reconocer que la desmovilización de las AUC, pese a los problemas que tuvo, redujo considerablemente los índices de la violencia en el país, y le reconozco incluso que su decisión por “acabar con la culebra de las Farc” cambió la correlación de fuerzas a favor del Estado, hecho que le permitió a Juan Manuel Santos hacer un acuerdo de paz con las Farc.

Pero no le reconozco ningún aporte en la lucha contra el narcotráfico, ni contra Pablo Escobar, ni contra los carteles. Y creo que como hombre público está en mora de explicarles a quienes sí fuimos víctimas de esa guerra muchos de los episodios oscuros de su larga y misteriosa vida política. Sobre todo, ahora que anda comandando sus huestes en la cruzada de la moralina, graduando a quienes vemos un gran avance en el desarme de las Farc de aliados del terrorismo y del narcotráfico. - Por: María Jimena Duzán – Semana.com - Opinión - 17 – 01 - 2018
Comcrear Óriente: Organo de Expresión del Movimiento Cívico “Ramón Emilio Arcila”